jump to navigation

Inseguridad en los taxis noviembre 2, 2008

Posted by javiersalinas in General.
trackback

Ya todos nos hemos enterado de la terrible noticia de la muerte de un taxista que fuera asaltado y baleado a sangre fría por la espalda.
Será el momento entonces de escuchar a mucha gente protestar, y con razón, contra la inseguridad.
Es también muy probable que sus compañeros, con mucha razón y dolor también, se movilicen exigiendo mayor seguridad por parte de la Policía y el municipio.
Es casi seguro que la Policía se dedique, durante una semana, a parar taxis y remisses por la noche, aun sabiendo que sus movimientos producen la momentanea desaparición de los delincuentes de las calles, a la espera de que todo vuelva a la normalidad.

Y hasta es casi seguro que aparezcan algunos interesados en hacer negocios, proponiendo soluciones mas semejantes a una curita que a un tratamiento completo.

En vista de esta circunstancia, y si realmente se quieren tomar medidas que impidan nuevas ocurrencias de casos como el citado arriba, no será esperando que los políticos lleven adelante los infaltables “programas” que cargan las páginas de los diarios y que a largo plazo terminan fracasando.

La lamentable realidad nos impone seguir tomando medidas autoprotectivas. Hoy nadie puede dejar sus casas sin enrejar. Hoy nadie puede guardar el dinero en el colchón. Hoy nadie entra su automóvil si no hay un tercero atento a los movimientos. Algunos, los de mayor poder adquisitivo, instalan alarmas y contratan seguridad privada.

En el caso de los taxis y los remisses deberán, a riesgo de hacer girar la perinola para ver a quien le toca la próxima, tomar algunas determinaciones.
Determinaciones que no vendrán de aquellos que aseguran que hay “picaros que vinculan monederas con inseguridad”, mientras disfrutan de la seguridad de un escritorio sin vivir, hace mucho tiempo ya, el riesgo de salir a recorrer la ciudad con una recaudación encima.

Habrá que dejar los pomposos discursos de lado y juntar voluntades para idear mejoras en el manejo del dinero.
Algunos estamos peleando para que los colectivos no lleven dinero a bordo. Queremos la tarjeta de aproximación y alentamos a los trabajadores del volante para que se sumen a este movimiento.
Implementar un sistema en el que con la misma tarjeta se pueda pagar el colectivo, un taxi o un caramelo llevaría el mismo esfuerzo y apenas un mínimo costo superior (por manejo de clearing) que si se lo utiliza para un solo fin.

También escucharemos quejas, muy razonables, de que en la situación actual aumentar los costos es imposible. ¿Pero como arreglamos gratis lo que se rompe?
¿No hubo quienes propusieron una separación antibalas entre los asientos delanteros y traseros? ¿Eso no tiene acaso un costo elevado y el riesgo de que los disparos se hagan desde afuera?

En algún momento habrá que asumir que, ante la inutilidad de los “programas”, las “cuadrículas”, la “mano dura” y otros inventos extraordinarios con mínimos resultados deberá primar la razón de no llevar mas dinero encima. Lo cual, obviamente, no nos librará del robo del reloj, el celular, las zapatillas o el propio auto, ni tampoco del loco que dispara por satisfacer esos impulsos primitivos que genera el llevar un armar y estar dispuesto a usarla.
Pero de estas circunstancias aun no he escuchado a nadie que pueda brindar una solución segura y rápida.
Y la educación y la inclusión social, si bien son absolutamente necesarias, no llevarán menos de una generación implementarlas. Eso, con suerte, si se decidieran formas de hacerlo ahora.

Ya hemos planteado, desde este mismo blog, aprovechar la movida de diversas ciudades que quieren dejar de lado las monederas por sistemas prepagos para que se desarrolle un sistema nacional de micro-pagos. Que el ciudadano de Córdoba o Rosario pueda venir a nuestra ciudad y, con la misma tarjeta, abonar el transporte.
¿Alguno escuchó esto de algún político? No. Es la evidencia mas palmaria de lo poco interesados que están por mejorar las condiciones de vida de su pueblo.
Y si ellos no son capaces de hacerlo, no nos queda otra que hacerlo nosotros mismos.

Anuncios

Comentarios»

1. La lapicera espacial « El Transporte Público de Mar del Plata - marzo 21, 2009

[…] barata es la de evitar el uso de dinero en efectivo sobre los taxis. Y esta solución no es nueva. Ya la planteamos. Pero sigue habiendo gente a la que no la parte de control que implica un servicio público. Asi […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: