jump to navigation

Arroyo tampoco la entiende junio 15, 2010

Posted by javiersalinas in General.
trackback

Carlos Fernando Arroyo es un concejal que fue elegido en la última elección y que antes de asumir ya se había separado, políticamente hablando, de su compañero de lista, para formar dos bloques uninominales.
Su paso por la administración pública le significó un gran capital político, dado que como Director de Transporte y Tránsito se destacó por la implementación de la mano dura contra los motociclistas sin casco y por pedir que la reglamentación establezca que los motoristas deben llevar casco “puesto en la cabeza”.
También es Director de la Escuela de Educación Media Nº 2.

Por estas dos últimas circunstancias es que me llama la atención el proyecto de ordenanza que ha presentado, creando la comisión de Cálculo de la Tarifa del Transporte Público Colectivo de Pasajeros y que será tratado en Comisión de Transporte este miércoles 16 de junio.

Una persona que ha pasado por la función de dirección de un área como transporte y tránsito, aunque no haya dejado ninguna huella sustentable de eficiencia, en vista del caos que es el tránsito y el funcionamiento de dicho sector municipal, debería ya saber, en base a lo que se ve tras el paso de los años, que ciertas soluciones no puede ser implementadas como parches. Porque está en la naturaleza misma de los parches de servir para tapar un agujero pero no para evitar que se abran otros ni que el agujero se cierre.

También porque, aunque desde la parte educativa y refiriéndose a las amonestaciones, alguna vez declaró que “el problema comienza por los funcionarios y el sistema porque el material humano es muy bueno, ellos tratan de crear nuevas teorías y sistemas muy complicados.” Fuente: Cazador de Noticias.

Yendo directamente al proyecto de creación de la comisión de cálculo del boleto, el mismo adolece de errores fundamentales que alguien con su trayectoria debería haber, al menos, considerado o mejor aun, que alguno de sus asesores se lo hiciera notar.

1er. Error: Dice el proyecto: “La comisión indicada funcionará cada vez que se solicite un aumento de tarifas del transporte público de pasajeros

A ver, estamos en el 2010. Pleno siglo XXI. Yo hace 24 años era service de PCs. y Home Computers. Hace al menos 20 que tengo computadora. 15 que me conecto a Internet.
Y resulta que para Arroyo es necesaria una comisión que se reuna “cada vez que se pide aumento de tarifa”.

Solución: Realizar un convenio con la UNMDP, facultades de Ingeniería, Ciencias Económicas y Ciencias Exactas para que conviertan la polinómica de cálculo establecida en la Ordenanza 16789 en un programa informático que calcule automáticamente el costo del kilómetro recorrido del transporte urbano local.

Dicho en otras palabras, convertir en programa la planilla de cálculo publicada en mi blog con la correspondiente validación de una institución de prestigio como la UNMDP y que solo haga falta introducirle costos verificados para que emita un resultado final.

Si bien en los considerandos se aproxima en la idea, cuando dice “en síntesis se trata de encontrar un método que garantice a la comunidad la exactitud de los valores que se manejan con motivo de cada solicitud de aumento de tarifa“, finalmente patina en la implementación.

2o. error: Requerir que “Todos los representantes indicados en el artículo 1º deberán poseer título de contador público nacional emitido por universidades nacionales o privadas legalmente reconocidas por el gobierno nacional.”

Teniendo en cuenta que el propio intendente municipal, Gustavo Pulti, es contador, que la municipalidad de Gral. Pueyrredón cuenta con decenas de contadores en su planta permanente, que al menos un concejal (José R. Cano) es contador y que aun asi no existe al día de hoy nadie que haya realizado, tras décadas de conflicto ante cada solicitud de aumento, no creo que sea muy buena idea que se ponga como requisito indispensable contar con determinado título.
Tampoco creo que sea necesario ser contador público para saber si el precio de una cubierta es el que declaran los transportistas o si el consumo de combustible y lubricantes enunciado en la fórmula es el correcto.
Por supuesto que toda esta argumentación es dejando de lado la sospecha de que se quiera utilizar esta condición para impedir que alguna persona en particular pueda llegar a participar de dicha comisión.

3er. error: “La comisión tomará todas las resoluciones por mayoría simple, y el informe final no será vinculante para el Departamento Ejecutivo”.

Dividamos el error en dos.
Primero, el mas evidente. La potestad de la modificación de la tarifa del transporte público es del Concejo Deliberante, no del Departamento Ejecutivo.
Segundo, ¿que clase de resoluciones se deberán votar? ¿Si es válido el presupuesto de un determinado proveedor?
Porque cuando se trata de fórmulas, digamos, A + B = C, si A vale 2 y B vale 2, no creo que un conjunto de contadores tenga que ponerse a votar si el resultado es 4 o 5.

5o error: No haber aprendido de las palabras de Perón, cuando dijo “Si quieres que algo no avance y quede en la nada, debes crear una comisión“. Si hay casos en los que esta frase aplica, este es uno y se merece, como mínimo, estar entre los 5 mas emblemáticos.

Teniendo en cuenta que el último aumento de boleto tuvo un recorrido de 9 días corridos entre la presentación del pedido y su promulgación, la idea de convocar a “un (1) representante del Colegio Público de Contadores, un (1) representante de la Municipalidad de General Pueyrredón, un (1) representante de la Universidad Nacional de Mar del Plata, un (1) representante de las empresas permisionarias de transporte público de pasajeros, y un (1) representante de las asociaciones vecinales de fomento“, para que estos coincidan en un día y hora determinada para para “solicitar todos los informes de costos y/o de otra naturaleza que estime necesarios, los que deberán ser evacuados dentro de los diez días corridos de su fecha de solicitud” es toda una utopía.

Sin embargo, como dije anteriormente, los considerandos son adecuados. Podemos citar, si no leyeron el proyecto, que dice:

Que en realidad la gran cuestión consiste en el suministro de datos correctos y ajustados a la verdad de las distintas variables polinómicas;

Que por razones evidentes es necesario agotar todos los recursos que sean necesarios para dar transparencia y objetividad al cálculo de la tarifa;

Que esa transparencia solo puede surgir de la participación de entidades acreditadas en el estudio de cada una de las variables;

Salvo por el último, con el cual discrepo ya que la transparencia solo puede surgir de la publicidad de los datos y la auditoría ciudadana sin restricciones de títulos o de pertenencia a organizaciones, todo se resume a una forma equivocada de llevar a la práctica un discurso que no es mas que un listado de buenas intenciones.

Nada que no vengamos viendo desde hace décadas, ¿no les parece?

Anuncios

Comentarios»

1. Maripiel - junio 15, 2010

Adhiero al punto 5º, justo pensaba en eso…
“No haber aprendido de las palabras de Perón, cuando dijo “Si quieres que algo no avance y quede en la nada, debes crear una comisión”.
Y para recrear un poco… digo ¡¡¡A la gente GRANDE le cuesta entender que con la computadora y los programas de Excel, es mas fácil!!!
Lo dice una jóven de 64 añitos.
Ya les conté cuando vendía máquinas programables… si ya estoy un poco ga gá!
Hay que modernizarce… SON GRANDES…!!! y jodidos…
¿Cómo se hace para “mejorar” los resultados de una computadora? Tienen la mala costumbre de ser exactas!!!

2. jorge - junio 17, 2010

NOTA DEL D.A FECHA 17/06/10

Viviana Roca, ex concejal y actual titular del grupo Construcción Colectiva por la Justicia Social aseguró que tanto el sistema existente de cobro de boletos como el de monederas, pueden ser manipulados por los empresarios. Uf…
Una usuaria del transporte se sorprendió al subirse a un colectivo de la líneas 532. Lo abordó frente al Casino la semana pasada y no pudo evitar fotografiar lo que tenía frente a sí. Enseguida, subió la imagen a una red social en Internet: la máquina monedera de esa unidad, que llevan meses instaladas, estaba descubierta. El proyecto para su implementación, sin embargo, fue archivado el año pasado por el Concejo Deliberante.
El rechazo sumó varios argumentos como la problemática de la inseguridad a bordo de los micros y la escasez de monedas. Pero un punto fue clave: el sistema es fácilmente manipulable por los empresarios del transporte. La insistencia de los hombres nucleados en Ametap no es casual.
Durante sus años como concejal, Viviana Roca (Frente Nacional y Popular) rechazó el sistema que se pretendía implementar y sostenía: “El Estado municipal debe adoptar medidas más efectivas de control y medición”. Hoy, como referente de la agrupación Construcción Colectiva por la Justicia Social, transita el mismo camino: “Es necesario e imperioso que se cumpla con la Ordenanza 9.664, que data de l994 y que claramente expresa en sus artículos 15 y 16, que el sofware debe asegurar la imposibilidad de manipulación de datos desde el sistema que se instale a bordo de las unidades y la computadora central”, recordó a los desmemoriados. Y señaló: “Tanto las monederas, que siempre pretendieron instalar los transportistas, como el sistema actual, no poseen esa cualidad”.
Roca cuestionó la falta de control del gobierno municipal. “Cada una de las subas del boleto, por supuesto, se realizaron de inmediato. Pero los compromisos con la gente no se cumplen como se debe”, mencionó Roca.
Un nuevo plazo, por responsabilidades empresariales, está a punto de caducar. Tras dar un nuevo aumento de boleto, a medidos de marzo, el intendente Pulti firmó un convenio con los transportistas que establecía que las tarjetas por aproximación deberían ser instaladas en un plazo de 180 días. Sólo restan unos 10 días para que el plazo se venza.
“¿Pero será un sistema eficiente que garantice su control?”, se interrogó la agrupación. “La respuesta es negativa”, respondieron sus miembros y explicaron: “Las tarjetas por aproximación funcionarán en el mismo aparato de las monederas ya compradas y no aprobadas. La parte de tarjetas, según había dicho el técnico de la firma Chypp el día que las presentaron sobre un micro en la puerta de la Municipalidad, es un módulo que se agregó a la monedera y que actúa como ‘simulador de moneda’. Esto significa que cuando uno pasa la tarjeta, el módulo le hace creer a la monedera que pasaron $1,80 en moneda, o $0,45 si es estudiante”.
“Hasta allí -apuntalaron- todo parece correcto. Sin embargo, cuando Javier Salinas -presidente de la Sociedad de Fomento Villa Primera y estudioso del sistema de transporte- consultó al técnico por la posibilidad de que los datos se transfieran en tiempo real, por medio de algún sistema de comunicación tipo wifi, GPRS o 3G, dijo que era imposible porque el microprocesador ya no soporta más carga de trabajo que la que la monedera y la tarjeta le generan”.
De esta manera, resulta imposible de auditar, ya que los datos (viajes vendidos, recaudación) deben ser impresos en un ticket y luego pasados a mano a una PC. En el mejor de los casos, lo más cercano a un procedimiento automático, se puede utilizar una terminal de captura de datos que luego debe conectarse a una PC. “De esta forma, siempre existe un punto en el sistema informático donde los empresarios puede modificar los datos a su antojo”, denunció en reiteradas oportunidades Salinas. “El gobierno de Pulti debería garantizar la transparencia que pregona”, disparó Roca.

3. Maripiel - junio 18, 2010

Perfectamente de acuerdo con éste comentario de la Sra. Viviana Roca.(No la conozco)
Realmente y muy seguro que, al comprar el sistema ya están previendo como vulnerarlo y una de las formas es, cargando a mano las computadoras, siempre existe el error humano… transferido a que quizá no sea tanto error y sí… pérdida, destrucción, o malandrinaje, del que hay y mucho. A diario se ve en los periódicos, ataques a los colectivos, que uno no sabe que real dimensión tienen.
Un adagio popular dice: piensa mal y acertarás. Creo que gente con capacidad puede haber y para hacer controlar esto, habrá que ver si hay realmente, coraje, disposición, y honorabilidad para realizarlo. Una forma de realizarlo bien, sería con una comunicación GPRS (como de un celular) que haría a la vez, de seguridad al propio chofer y pasajeros. ¿O ya se controlan satelitalmente los colectivos? No, creo que eso todavía está en el imaginario popular… nos hacen creer cada cuento!!!

4. jorge - junio 19, 2010

Les cuento que los GPS ,LOS EMPRESARIOS LOS USAN PARA SANCIONAR A LOS CHOFERES,cuando se desvian del recorrido por algun corte o porque ubo un accidente,la empresa nunca pregunto al chofer por dicho desvio,LO QUE QUIERO DECIR ES QUE NOS PUEDEN SECUESTRAR Y LA EMPRESA NI BOLA DAN COMO EL FAMOSO BOTON ANTIPANICO,Y ENSIMA QUIEREN LAS MONEDERAS

5. Maripiel - junio 21, 2010

¿Funcionan los GPS? ¡¡¡Buena Noticia!!! AHHHHH!!!! era para cobrar multas a los empleados!!! ¡¡¡Para eso sí!!! Monederas, increíble que todavía insistan… y la seguridad de los choferes, como dice Jorge… “ni bola” total, paga el seguro… ASÍ ESTAMOS… Vergonzoso… si no hay respeto por el que trabaja, como si los componentes no hubiesen sido alguna vez choferes. Muy lamentable!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: