jump to navigation

Tarjetas de aproximación – Vuelven a complicarla marzo 12, 2014

Posted by javiersalinas in General.
3 comments

Es normal. Cuando las cosas no se hacen bien desde el principio, hasta las soluciones reales terminan siendo complicaciones.

Esto es lo que va a ocurrir con el cambio del sistema de tarjetas por aproximación. En el post anterior a este escribí:

En estos días nos están explicando todo aquellos que hace 3 años ya sabíamos y que habíamos pedido que fuera como lo dicen ahora.
Que los equipos de recarga y en los colectivos van a ser nuevos, “de última generación”, como es habitual cuando se quieren hacer los importantes y no decir “lo que se consigue en el mercado”, que van a permitir recargar las tarjetas con tarjeta de débito, por medio del celular, y que hasta tendrán la posibilidad de usar dos viajes sin crédito, a recuperar en la siguiente recarga.

Pues resulta que para que sea así, no solo van a cambiar los equipos, sino también … las tarjetas.
¿No me creen? Escuchen esta entrevista de Bernabé a J.A. Bilbao:

(Para descargar o escuchar en otro reproductor, click acá.)

A los 4 minutos 35 segundos, ante la consulta de Bernabé sobre si “¿esto va a implicar que el usuario va a tener que comprar una tarjeta nueva o con la que ya tiene …?” Bilbao responde:

Va a ser una tarjeta nueva, que se va a tener que personalizar … eso se va a hacer en la UTE y en lugares que disponga la UTE, tendrá la foto, los datos personales, documento, domicilio, etc.”

Asi que tenemos a la vista dos complicaciones en marcha:

1) Según el propio Bilbao, en la misma entrevista, se queja de que cada usuario del servicio “tiene 5, 6 o 7 tarjetas” y por ese motivo hay “cerca de 1 millón 800 mil cuando en realidad deberíamos tener 500, 600 mil” (escuchar desde el minuto 5:00)

Esto implica que se deberán realizar 500 o 600 mil trámites de cambio de tarjeta, 500 o 600 mil formularios rellenados con los datos de cada persona, 500 o 600 mil fotografías de los usuarios y 500 o 600 mil impresiones de tarjetas.

¿Alguien escuchó en cuanto tiempo? ¿Alguno dijo que las tarjetas viejas van a ser compatibles con el sistema nuevo mientras se hace la migración?

2) Lo habitual en un sistema de tarjetas personalizadas es que la personalización de la tarjeta se realice en la base de datos y que la tarjeta en si misma contenga la menor cantidad de datos de la persona.
Que le pongan la foto a la tarjeta de un estudiante, un docente o un discapacitado, bueno, vaya y pase, al fin y al cabo la idea es que el pasaje gratuito sea usado por quien realmente es meritorio de la gratuidad. Pero que le pongan la foto al que paga la tarifa plana y por ahi, encima, que la tarjeta también diga como se llama, cual es su documento y donde vive, me parece demasiado.
El chofer no es un empleado del registro civil, el “chancho” tampoco, ninguno necesita ver la tarjeta sino, llegado el caso, el boleto emitido.

La personalización, si se produce en la impresión de la tarjeta, no solo no tiene sentido sino que se termina convirtiendo en un riesgo para el usuario.

Por el momento, Guillermo Iglesias, de Movilidad Urbana, solo se ha dedicado a hacer de vocero de los transportistas en lo que respecta al anuncio del cambio. Esperemos que ahora empiecen a revisar estos “detalles”.